lunes, 6 de abril de 2015

Feria de Bolonia 2015: cinco tendencias

Cada vez más resulta difícil hacer una crónica de una feria como la que sucede en Bolonia. Una feria con más de 1300 expositores de 75 países, con más de 25000 profesionales danzando de un pasillo a otro, con millares de visitantes. La feria, cada vez crece más y son mayores las actividades que ocurren, los libros premiados, las noticias relevantes. Hacer un recuento de esto resulta agotador y seguramente aburrido para los lectores. Por eso este año he decidido hablar de algunas tendencias que he visto de manera muy clara en la feria y que sin duda marcarán lo que vamos a ver en los próximos meses, si no años, con las novedades que tengamos en las manos.
1 El libro ha muerto... ¡viva el libro!
Los que trabajamos con libros estamos desde hace dos o tres años inmersos en una discusión un tanto desesperante: con la llegada de las nuevas tecnologías, los aparatos y las nuevas maneras de leer, se nos está diciendo por todas partes que el libro ha muerto o va a morir en breve. Pues bien: no es cierto. Después de pasear por la feria se puede afirmar que el libro está de lo más vivo. Bellísimas ediciones (logradas sin duda gracias a las nuevas tecnologías para imprimir bien), libros de buena factura, perfectamente editados. El libro como objeto está muy presente. Y en cantidades tan grandes que los que trabajamos en promoción de lectura pensamos que ya no se hablará tanto de "hacer llegar los libros" sino hacer que libros buenos sean leídos. Porque, cada vez más, habrá que seleccionar bien y serán necesarios espacios para la crítica. Solamente esto da para un artículo completo. Y otro artículo será el de ver libros cada vez más "bonitos" y también "grandes" en tamaño. Tanto bonitismo, tanto tamaño enorme a veces injustificado pareciera que nos dice que el libro está reclamando su lugar en el mundo de la cultura. Pero me pregunto si el tamaño de los libros (y su precio) no estarán alejándolos de sus lectores, los niños.
Mucha alfombra roja para pisar...

2 Ilustraciones al poder
Vivimos, eso sí, en un mundo de imágenes. Y el libro, los libros para niños en especial, se han apoderado de ellas. Ya hemos hablado aquí sobre la crisis de la escritura (Urgente, se buscan escritores de literatura infantil), de la necesidad de visibilidad de los escritores, de la importancia de que ilustradores y escritores trabajen juntos en el desarrollo de proyectos. Pero como no se da, la tendencia es que los ilustradores, directamente, pueden saltarse el texto. Un buen guión, una buena secuencia, excelentes ilustraciones y ¡listo! tenemos un libro como muchos de los que he visto por la feria. La feria misma impulsó este género (si podemos llamarlo así) con un concurso invitando a ilustradores a presentarse con obras. Los ganadores y finalistas estuvieron expuestos en el Silent Books Contest International: books without words. Esta iniciativa, que surgió en el 2013 de la mano de IBBY para un proyecto de llevar libros sin palabras a Lampedusa para dar la oportunidad a niños de acercarse a buenas historias, se enmarca en la feria como una de las tendencias más evidentes. 
La argentina Mariana Ruiz Johnson con su delicioso libro

3 Los nuevos informativos
La crisis de los formatos escritos, en especial el cuento, también da paso a nuevas formas creativas de los ilustradores. Ya hablamos aquí de la necesidad de renovar miradas sobre los libros para niños (Ilustradores: renovarse o morir), de hacer otros libros que no sean los de ficción. Y lo hemos visto: maravillosos libros informativos con aproximaciones sugerentes. Muchas biografías, temas puntuales desarrollados con habilidad, como una historia del Titánic, arte local, un libro sobre cómo viajar, hacer una película o un manual para amantes de skate. No está mal recordar que tres de los cuatro libros premiados en la feria fueron para libros informativos. La feria, incluso, tuvo una nueva modalidad temática para premiar: Books & Seeds, que revisó cientos de libros para elegir un ganador. Ardua tarea viendo la calidad y originalidad de los libros expuestos. Puedes consultar aquí la lista. Por último, siguiendo con este tema de los informativos, encontrar una pasión personal: libros informativos hechos con fotografía creativa.

Books & Seeds, Jean-Luc Allart, Brigitte Henry

4 Lo local ya es global
Hace muchos años, editoriales pequeñas llegaban con mucho esfuerzo a la feria y con mucho esfuerzo se daban a conocer. Hoy en día, los pequeños editores han aprendido del mundo globalizado y lo utilizan para promocionar sus libros. Esta nueva orientación va acompañada también de la gran calidad de sus libros en cuanto a temas, orientaciones y diseño. Si las grandes editoriales no podían dar cobijo a tantos ilustradores y obras, las pequeñas aparecen como un maná para los creadores, que se sienten mimados y acompañados, ven sus libros en ferias, y allá donde van sus editores, los stands brillan por su originalidad, actividad y entusiasmo. En la feria se percibe claramente este contraste: grandes editoriales que montan stands enormes y un tanto desangelados, marcan el contrapunto con editoriales pequeñas cuyos pasillos están siempre llenos de gente y se vive un excitante momento. Los premios BOP de la feria (Best Children´s Publisher of the Year) hace ya tiempo que dejaron de darse a los grandes. Este año lo recibió la estimada editorial Libros del Zorro Rojo en la categoría europea, y Pequeño Editor, en la de América Latina. Puedes consultar la lista de premios y candidatos aquí
Además, estas editoriales están impulsadas por instituciones que hacen selecciones de calidad, como el IBBY o la Internationale Jugendbibliothek con sus White Ravens -este año con un catálogo fenomenal ilustrado a todo color-. Muchos editores que buscan libros acuden a estos stands sabiendo que encontrarán lo mejor publicado en (casi) todo el mundo. 
Stands de Ibby y de la IJB

5 América Latina
Los que siguen este blog regularmente saben que siempre tengo un ojo (además de un pie) puesto en América Latina. Y es que no es únicamente UN lugar sino una gran diversidad de culturas, cada una con su personalidad y encanto. Llegar a esta feria es, para muchas editoriales, un gran salto. Pero lo que el mundo ha podido ver de América Latina es un mercado pujante, rico, vibrante y lleno de color. Temas locales, tal vez, pero ilustradores de primera línea, diseñadores exigentes y editoriales que apuestan por sus mercados sin perder de vista lo que se está haciendo en el mundo. Cada vez más a menudo son libros hechos en América Latina los que reciben el premio de la feria, como el de este año (Abecedario, publicado en Argentina), son editores de América Latina los que ganan otros premios, venden derechos, compran también y tienen una visibilidad especial. Como hispanohablantes deberíamos hacer el esfuerzo por conocer la producción de los países vecinos de esta lengua común que, en su totalidad, ocupa un buen porcentaje en la producción mundial. Con sus traducciones y presencia en feria, estas editoriales encuentran lectores en todo el mundo. Seamos los primeros en leerlos.



Como siempre, esta feria nos deja exhaustos, llenos de pasta y mortadella, de un siempre sospechoso vino della casa, de encuentros con colegas y amigos, de nuevas ideas y de entusiasmo para un año más. Me despido con una postal de momentos que, espero, refleje un poco la vida de feriantes listos para lo que sea. Menos  mal que sólo son cuatro días...












 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...