lunes, 17 de noviembre de 2014

XVII Seminario Internacional de Fomento a la lectura en FILIJ, 10-13 de noviembre 2014

Ya son muchos años yendo a congresos donde a la literatura infantil se le dice "campo". El campo de la LIJ,  y cosas así. Cuando vi el programa del XVII Seminario Internacional de Fomento de la Lectura, me di cuenta de que, por primera vez en mucho tiempo, y aunque no lo dijeran expresamente, la literatura infantil volvía a ser un bosque. Y me alegré porque por fin el vacío horizonte del campo se convirtió en el espacio secreto y simbólico de un bosque. Porque el lema de este seminario era:
 La literatura y el juego: otra forma de habitar el mundo.
Un título prometedor, con un programa no menos interesante. Difícil, difícil en estos casos hacer una selección de todo lo que se dijo y se compartió. Cuatro días ricos e intensos, con sugerencias venidas desde muchos ángulos: autores, editores, e ilustradores. Aquí va nuestra crónica...


(Todos los links de esta entrada figuran al final de la página)

Cuando hablamos de bosques hablamos de atajos, de recorridos que no son directos, de riesgos y de otra manera de orientarse. Eso es el juego.
Y en este seminario se nos recordó la necesidad de ir por los lugares no establecidos, de romper las reglas, de equivocarse y, sobre todo, de divertirse. El lleno absoluto del auditorio (por primera vez en tantos años se abrió la parte superior), 600 participantes que no perdieron ni una charla, nos dice mucho acerca de la necesidad de volver a asuntos básicos relacionados con la literatura infantil. De volver a lo literario, lo simbólico, el juego y el lenguaje.

Diría que todas las conferencias orbitaron alrededor de estos aspectos:



El lenguaje
Lo simbólico
Los autores
Las obras
El juego

Sobre el lenguaje me gustaría destacar lo expuesto por 
Cecilia Bajour, Jorge F. Hernández y John Marsden
Cecilia Bajour dio una original aproximación al arte de la metáfora estableciendo relaciones entre el juego y lo literario. Algunas figuras retóricas como la metáfora, la hipérbole, la metonimia, la elipsis y la polisemia fueron presentadas como juegos que estimulan la imaginación, las comparaciones y la memoria. Recordó cómo las metáforas están presentes en el cotidiano, cómo la hipérbole es utilizada como una exageración en muchas historias, o el uso de las metonimias como juegos del lenguaje parecidos a las adivinanzas,o la elipsis como un elemento que permite una interpretación ambigua de un hecho. Bajour nos recordó que el uso del lenguaje es un fin en sí mismo. La lectura es un acto en sí y no un puente hacia otro momento.
Jorge F. Hernández con sus cuadernitos
Jorge F. Hernández llevó todos sus cuadernos de escritor y confesó a la audiencia que comenzó a escribir cuando su madre perdió la memoria debido a una enfermedad. La ayuda de una maestra que le invitó a escribir durante ese duro período fue su tabla de salvación. Habló de la escritura como un lugar personal, un lugar de la experimentación, un espacio de libertad, y animó a los docentes presentes a animar a los niños a comenzar diarios de escritura. El profesor y escritor John Marsden recordó que las reglas del lenguaje están ahí para romperlas de vez en cuando y alentó a los presentes a hacer sencillos ejercicios con sus alumnos para invitarles a buscar nuevas formas de expresión, es decir, su propia vez a través de sus ideas, las palabras, sus sentimientos, y, definitivamente, su personalidad. Como escritor, más que la trama lo que le interesa es la voz de sus personajes y la pérdida de estatus de ellos. 

Martín Garzo con Daniel Goldin

Lo simbólico nos llegó de la mano de dos grandes escritores, Gustavo Martín Garzo y Juan Villoro. Martín Garzo casi hizo levitar al auditorio con sus hermosas imágenes, lo profundo de su discurso y, al mismo tiempo, lo sencillo de algunas afirmaciones como el silencio del juego, el juego como un puente entre lo real y el mundo de los sueños, los sueños como los deseos no expresados. El mundo de los cuentos es el de la libertad, y una vez experimentada, nos acompaña siempre, se vuelve a ellos. Relacionó de una manera bellísima el sentido de los cuentos con el de la existencia: lo que te cuento habla de un lugar lejano, que es de donde vienes tú.  Cuando los niños juegan se separan de lo real, de su propia verdad en una especie de anhelo de lo que no se puede tener, de lo que no se puede ser. Y el arte, en definitiva, es la búsqueda de una verdad, una simulación que nos habla de la verdad de lo que somos. Juan Villoro, con su conferencia titulada "La utilidad del deseo" nos dijo que la literatura infantil tiene una repercusión mucho mayor de la que se le suele atribuir. Como escritor, no se plantea los libros para niños porque tenga algo que enseñar, sino porque desea contarles algo. Sus libros muestran la complejidad -tanto del lenguaje como de la vida-. Cuando el lenguaje es algo que se aprende resulta más fácil, más divertido y más necesario transformarlo. Escribir literatura para niños significa reproducir los procesos de aprendizaje, invención y modificación de las palabras, lo que en un tiempo significa una cosa, puede representar algo distinto en otra.


Como novedad en este seminario se rindió homenaje a dos autores en cuya obra reconocemos el espíritu de este congreso.  Los autores fueron Gianni Rodari y Tomi Ungerer. Carola Díez presentó la obra del italiano y remarcó su compromiso personal y de escritura en tiempos complejos. ¿Quién lee hoy a Rodari en las escuelas? Bastó que nos leyera un cuento en voz alta para recordar la fuerza y la potencia de este escritor cuya imaginación nos recuerda que se pueden desafiar los marcos, y todo eso de "las cosas son como son", así como lo correcto, para invitarnos a utilizar el lenguaje y la creatividad como estímulo para cambiar las ideas. A Tomi Ungerer rindió homenaje quien escribe estas líneas. Descubrir un autor multifacético (cartelista, erotómano, dibujante, "hacedor" de libros para niños) y muy irreverente, despertó sonrisas en el público y alivió un rato el cargado programa.
El "toque" de Ungerer

En un gran bloque llamado Las obras podemos mencionar las presentaciones de Monica Edinger sobre Lewis Carroll y su Alicia. De manera muy original, buscando algunos momentos de la historia que podemos relacionar con los cambios, el juego, la ironía, la sátira o lo raro, nos acercó tanto la obra como las diferentes maneras en que ha sido ilustrada (¡incluidas sus ilustraciones!). Eduardo Casar rindió homenaje a Julio Cortázar, que tanto jugó con las palabras en su obra. El escritor belga Bart Moyaert, el francés Serge Bloch y el mexicano Alejandro Magallanes presentaron, cada uno a su manera, su obra y su manera de entender su trabajo orientado a los niños. 
Cunningham con Verónica Murguía
Una última aportación en este bloque fue la del editor Barry Cunningham, ni más ni menos que el editor que publicó Harry Potter (recordemos, una vez, más, que fue rechazado por 23 editoriales). En conversación con la escritora Verónica Murguía, habló de la responsabilidad del editor en su trabajo. Contó cómo se hizo lector, lo importante que es para él la empatía con los personajes cuando está leyendo manuscritos. Nos dijo que los libros deben ofrecer aspiraciones y ofrecer inspiración para el futuro de los niños. Cuando ejerce de editor, su trabajo gira en torno al lector (y no al autor, como pudiera suponerse). Considera que debe ponerse en el lugar del futuro lector que va a desafiar al escritor y su obra. En este sentido, cuando tiene que trabajar con el autor, buscar en él aquello que el autor sabe pero no cuenta, hacer que la narración fluya. Con humor nos dijo que lo más complejo en las historias son los inicios y los finales. Y que los autores más difíciles con los que tiene que trabajar son los jóvenes (entre 17 y 23 años). 
Pescetti encandilando a la audiencia
Y, por último, el juego vino de la mano del escritor y cantante argentino Luis Pescetti y del uruguayo especialista en vídeo juegos Gonzalo Frasca. Luis Pescetti habló del juego como posibilidad de encontrar la voz propia (un tema interesante que se repitió en diferentes conferencias). Dijo que el juego tiene que ser verdadero para ser, para que haya entrega, para que los jugadores puedan elegirse. Dijo que no pasa nada con los errores, que el juego no tiene cuentas, no es una competición, es más un diálogo, una conversación. Si hay juego hay, por tanto, condiciones para desarrollar la propia voz.Y respecto a esta voz, como escritor, indicó que para él la creación es estar atento a: 1) lo que te provoque entusiasmo, 2) el entusiasmo deriva en alivio, 3) dan ganas de compartirlo y 4) todo el proceso resulta natural.  
Recordó a los cientos de docentes que atestaban el auditorio que el control y el exceso de planificación es lo opuesto al trabajo creativo, a la improvisación. Les invitó a buscar más autonomía, menos ahogo y propuso unos sencillos ejercicios diarios con los niños para que los niños puedan encontrar esas condiciones y relajarse, y divertirse. Puso un ejemplo maravilloso: los niños se sienten igual que los inmigrantes, tantas reglas desconocidas, tanto control y supervisión, tantas tensiones. Necesitamos devolverles la confianza.
Y, para cerrar nuestra crónica,Gonzalo Frasca habló del juego como metáfora y de que, los juegos en vídeo, a diferencia de las historias que están en los libros, permiten la interacción y a través del juego se entiende el mundo pues se ofrecen argumentos y, lo más importante, se crean espacios para los errores.

Cuatro días, en definitiva, cargados de ideas, de sugerencias nuevas para trabajar, de entusiasmo. Muchos de los asistentes salimos con ganas renovadas de regresar a nuestras rutinas. El ambiente distendido permitió que muchos docentes pudieran charlar directamente con los ponentes. La organización fue impecable. Ha sido un seminario realmente memorable. Ojalá que muchos de los que asistieron mantengan, hasta el año que viene, el entusiasmo.

Además de este seminario, además, se celebraron simultáneamente:
VII Encuentro Nacional de Libreros (11 y 12 de noviembre)
I Encuentro Nacional de Bibliotecarios Públicos (13 y 14 de noviembre)
V Encuentro Nacional de Bibliotecarios Escolares (13 de noviembre)
Clases magistrales de Ilustración
Clases magistrales de Novela
Talleres
(todo esto nos lo tendrán que contar otros)


La felicidad de compartir
Y aquí los links de esta entrada:
La feria, FILIJ donde ocurrieron estas y muchas más actividades (es una feria abierta al público)
El programa completo del XVII Seminario Internacional de Fomento a la Lectura (pdf)

En este blog rendimos un homenaje a Tomi Ungerer

Página de John Marsden (en inglés)
Página de Luis Pescetti
Página de Gonzalo Frasca
El blog de Monica Edinger (en inglés)
La página de Serge Bloch
El blog de Alejandro Magallanes


Un auditorio a rebosar ¡gracias!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...