Libro recomendado: Diente de león, de María Baranda, con ils. de Isidro R. Esquivel (Ediciones del Naranjo)

Esta semana recomendamos un libro publicado en México. A los que nos gusta leer no nos importa la procedencia de los libros sino la calidad de sus autores. Y este libro que recomendamos ha sido una sorpresa por la emoción que contiene y también la belleza de sus palabras. Diente de león es el relato que ha escrito la poeta María Baranda y que ha ilustrado Isidro R. Esquivel. El diente de león tiene esa frágil flor blanca y suave que, cuando se sopla, deja volar cientos de pequeños hilos...
Así parece estar hecha la vida de Laina, la niña protagonista de este breve relato: muchos hilos que se sujetan con debilidad a la planta. Hilos que, con un breve soplido, desmadejan la flor, aunque el que sople se divierta con ello. María Baranda ha publicado varios libros de poesía y es de forma muy poética y breve que va contando las dificultades de una niña cuya familia se desarticula a causa de las condiciones sociales en que vive.
"Sé que tengo once años.
Que son cuatro mis hermanos,
que mis amigos
son Maki y Felu.
Que hay que cuidarse del sol,
del viento, de los hoyos
negros de la viruela.
Que a veces me da hambre.
mucha hambre, hasta
que pienso en el cielo.
Que papá se fue lejos,
muy lejos; tanto,
que a veces ya no se oye
ni siquiera detrás de las nubes.
Que mi nombre es Laina,
casi como una cuerda
que cuelga de un árbol,
uno lleno de sueños"

Así es como esta niña se ve a sí misma y siente todo lo que hay alrededor. Poco a poco irá contando más cosas: que la mamá se marcha con los cuatro hermanos a un Campamento y ella cuidará los últimos días de su abuela. Con cuervos sobrevolando las casas semiabandonadas del poblado. Que se irá con Maki, su mejor amigo, a un viaje sin retorno en busca de su familia, de comida, de calor y afecto. De los que se quedan atrás en estos viajes. De los que son solidarios y ayudan. De los secretos compartidos. De un final que parece feliz.

María Baranda conecta a los lectores contemporáneos con la tradición literaria del viaje del héroe, de aquel que debe salir para llegar. Del que llega transformado por las condiciones del viaje en un contexto rural, marginado, tal vez en guerra, tal vez en alguna parte de México o en cualquier lugar del mundo. La autora se centra en las pequeñas cosas, en el sentimiento y la emoción de su protagonista para llevar a los lectores a preguntas filosóficas que no se formulan. De dónde vengo, a dónde voy, qué sentido tiene todo esto. Es una exploración del territorio de la infancia como un destino. Las relaciones con los demás en circunstancias extremas, sus dramas, el amor, la muerte. He leído por ahí que el libro transmite esperanza. Yo no sé. Creo que cuenta metafóricamente qué es crecer y qué es abandonar el paraíso.

Isidro R. Esquivel es el ilustrador encargado de poner en imágenes esta poética del abandono. Elige acertadamente una paleta de colores que vienen de la tierra y del cielo, los dos polos de tensión de la historia (los que se quedan , los que se van, el papá que vuela, los que viven yendo por caminos de tierra seca). En sus ilustraciones a veces muestra y en otros momentos presenta escenas que mitigan el dolor y focalizan la fantasía del momento.

Es un libro excelente que nos trae ecos de poesía de muchos lugares, pero también de escritores que han mirado a la infancia desde tópicos menos transitados. Se completa con una impecable edición en tapa dura, elegantes hojas interiores y buena impresión.

Diente de león
María Baranda (texto)
Isidro R. Esquivel (ils.)
México: Ediciones del Naranjo, 2012
Puedes adquirirlo o informarte aquí 
y en este enlace puedes ver varias páginas del libro




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...