viernes, 31 de mayo de 2013

Esta semana recomendamos... Hacer Buda, de Yassine Bendriss (Veintisiete Letras)

Enfado, tensión, ira, frustración, descontrol... si hay seres que conviven permanentemente con estos sentimientos son los niños. También, a partes iguales e incluso a la vez y con la misma intensidad, con la alegría, el amor, la felicidad y el movimiento. ¿Cómo calmar y transformar esta energía? ¿Cómo ayudar a esa enorme tarea educativa de padres y profesores que es el aprendizaje del control? El libro que recomendamos esta semana es una original propuesta que nos puede ayudar. Me ha encantado la dedicatoria en la que Yassine cuenta cómo su hijo, un día, le pregunta si puede sentarse a su lado para "hacer Buda". No solo es una lección de maestro, sino que nos muestra que los niños necesitan encontrar espacios de calma y adultos que sean modelos.

 Lo primero que resalta es la edición como objeto: tamaño mediano, tapa dura, casi de bolsillo pero con un formato perfecto para leer en cualquier parte. Su sencillez parece formar un perfecto tandem con el contenido, que trata, justamente, de encontrar momentos de tranquilidad. El libro propone 25 meditaciones sencillas. Una pequeña explicación sobre cómo se siente un niño en determinados momentos da paso a las fáciles instrucciones para llevar a cabo la meditación. Yassine tiene mucha experiencia con niños y encuentra la forma clara y rápida de explicar los momentos con analogías y comparaciones muy reconocibles. Situaciones abstractas y emotivas son materializadas con una breve frase. Como cuando habla de la imaginación en una de las meditaciones y explica cómo, antes de ir a la luna, los científicos imaginaron que era posible viajar hasta allí en cohete. 

Estas meditaciones se proponen como una alternativa al aburrimiento, pero también al frenesí. A los niños se les pide un momento para ellos y aprender a reconocer un estado, como cuando se explica que la punta de un iceberg es lo que se ve, pero esconde algo más grande debajo. 

Algunas de estas meditaciones me han gustado mucho:
-la meditación de la Torre, para cambiar el punto de vista
-la meditación del Kin-hin, para estar atento a lo que se hace, incluso en las cosas más sencillas y rutinarias como comer
-la meditación de la Piedra Brillante, para desarrollar la capacidad de concentración
-la meditación del Círculo Mágico, para reforzar la autoestima
-la meditación del Cuerpo transparente, para controlar los pensamientos y hacer crecer la confianza
-la meditación de la Nube, para aprender a comportarse
y, por último, porque todas tienen algo especial, la meditación de la Flor, para aprender a percibir las cosas.

Yassine Bendriss nació en Casablanca y estudió filosofía e historia en Francia. Durante sus viajes por la india conoció el yoga y se formó como profesor. En su trabajo con niños, incluidos niños autistas, ha desarrollado técnicas para conseguir que meditar sea una actividad cotidiana y sencilla. El lenguaje con que está escrito el libro es un ejemplo de su sentido de la divulgación y su actitud es todo un ejemplo de cómo, ante algo que te pasa, tienes algo para hacer. Recomiendo este libro para introducir una buena práctica en la escuela, el hogar y espacios donde haya niños. Es cierto que hay un prejuicio sobre ciertas prácticas que no se ajustan a nuestra cultura occidental pero este libro, que no destila ninguna intención religiosa ni metafísica, ayudará a encontrar momentos de sosiego en nuestros agitados tiempos. Seguro que muchos adultos, después de leer este libro, tendrán ganas de "hacer buda" con sus hijos.

Una última nota sobre las ilustraciones de Belen Gonzalo. Artista de pintura sobre seda, en esta obra consigue, con pocos trazos y una gama pequeña de colores, reflejar bien la poesía del instante.

Hacer buda.

Guía sencilla de meditación para niños
Ils. Belén Gonzalo
Veintisiete Letras, 2012
15,95€
Puedes comprar el libro aquí
 

4 comentarios:

  1. Tiene una pinta estupenda. Me lo apunto.
    Te felicito por el blog.
    Saluditos, Miriam

    ResponderEliminar
  2. Querida Ana,

    El otro día en una sesión de Inteligencia Emocional en que una niña (10 años) debía dirigir la meditación comenzó a narrar una increíble historia muy bien enlazada. Todo empezó con un "coge el pensamiento rápido y déjalo ir, no hay un conejo como el de Alicia persiguíéndote, sólo concéntrate en el ritmo de tu respiración, sopla sobre tu labio e imagina que es la brisa marina..." Fue tan impactante que luego le fui a preguntar como se había preparado en casa, y me contó que ¡Había leído "Hacer el Buda"! y había pensado su propia historia. magnífico.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó tu recomendación Ana! Actualmente estoy trabajando en mi primer taller espiritual para niños y me viene muy bien el libro.

    Luz y bendiciones para tu camino!

    ResponderEliminar
  4. Gracias! El libro es estupendo, seguro que lo puedes aprovechar muy bien. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...