Esta semana recomendamos... El Hombre Niebla, de Tomi Ungerer (Lóguez)

Es un placer poder reseñar en este blog la última obra de uno de los grandes ilustradores europeos, Tomi Ungerer. Autor a quien ya hemos presentado y por el que sentimos un especial interés y admiración. Ya la cubierta nos ofrece la estética que Ungerer prefiere para sus libros más personales como el que dedicó a sus memorias de infancia, aquel otro donde recuerda a su padre, fallecido cuando él era niño, o incluso el libro para niños Otto, autobiografía de un osito de peluche, donde reflexiona de forma ficcional sobre las consecuencias del fascismo durante su infancia. 

El subtítulo de este libro, Una historia de Irlanda nos sitúa en su entorno vital, el país que le acogió hace más de treinta años y donde ha vivido de manera rústica y en contacto con la naturaleza en su granja. Así pues, se trata de un homenaje a través de una historia ambientada en algo muy habitual del país como es la niebla. Finn y Cara son dos hermanos que viven con sus padres en una casa típica de la costa. Los días pasan con muchos quehaceres: los animales, la pesca de algas para comer, cardar la lana... no hay tiempo para aburrirse. Pero un día el padre les regala la barca que suelen construir con cañas, un curragh, con la advertencia de tener cuidado por las nieblas. Finn y Cara deciden aventurarse un día por el mar y, claro, la niebla les obliga a parar ante una montaña en la que divisan una escalerita. Sin ningún temor llegan hasta una puerta donde un señor desnudo y peludo (que nadie tema, no se ve nada) les cuenta que él es el Hombre Niebla y que pasa sus días abriendo y cerrando una compuerta para que entre agua al magma y produzca la famosa niebla. 

Estos dos hermanos nos recuerdan a Hansel y Gretel por su imprudencia, pero también por su valor y confianza. Después de pasar una tarde cantando con el Hombre Niebla y comiendo una sopa de algas con sabor horrible, deciden dormir allí hasta que la niebla se haya despejado. A la mañana siguiente, sin embargo, se despiertan en medio de unas ruinas sin ningún recuerdo de lo que había, salvo por los cuencos de la sopa. La niebla ha desaparecido y regresan de nuevo en la barca, en medio de un mar embravecido donde tienen la suerte de encontrar la barca de los adultos que les está buscando. Claro, nadie cree ese cuento del Hombre Niebla y mucho menos van a ir a averiguar nada. Los niños se quedan con la duda ¿habrá sido un sueño? Pero un día Cara encuentra un larguísimo pelo en su sopa, ¿de quién será?. Los niños rien y guardan el secreto. 

Aunque hacía mucho que Ungerer no publicaba libros para niños, no olvida dirigirse a su público: les cuenta una historia de corte clásico (los niños curiosos que se alejan demasiado, el lugar extraño, el hombre que da miedo, el horno que se abre dejando paso a la vista el magma de la tierra pero también el riesgo de ser empujados) y les muestra que el valor y la confianza son fundamentales para enfrentarse a la vida. El homenaje a Irlanda lo presenta en unas maravillosas ilustraciones ambientadas en la vida sencilla y rural (asegura que así era cuando él llegó), en delicados dibujos de animales y escenarios y, sobre todo, en una ambientación en la que la paleta de colores se basa en el gris, el marrón, el verde azulado y toques de rojo. Ungerer transmite sentimientos y sensaciones de un tiempo pasado que nos resulta familiar porque es el tiempo de los cuentos maravillosos, de los relatos sobre el origen de las cosas, de la importancia de actuar cuando uno tiene que hacerse cargo de su vida. 



Mientras estaba preparando esta reseña los editores me avisaron de un vídeo que habían subido a su página donde el propio Ungerer habla del proceso de creación de este libro. Para los que no nos dedicamos a tareas creativas, poder ver como un autor enfrenta su obra es igual de gozoso que entrar en la cocina de nuestro restaurante favorito. En este vídeo que recomiendo encarecidamente, Ungerer comparte su amor por la niebla y las piedras, las fotos en que se inspiró para los escenarios o lo fácil que le resulta dibujar animales pues los conoce de memoria. Si hay algo en el vídeo que me impresionó es el momento en que cuenta cómo se ve obligado a encontrar una técnica adecuada para dibujar la niebla y  sus intentos fallidos. Que Ungerer, con ochenta años y muchos de experiencia, esté probando técnicas nuevas es una gran lección para todos aquellos que se dedican a la creación: cada libro es un nuevo reto al que hay que entregarse. Por esto, seguramente, Ungerer sigue siendo uno de los más singulares ilustradores que ha encontrado el mundo de la literatura infantil.

Aquí puedes leer el artículo: Tomi Ungerer, el inclasificable
Aquí puedes ver el vídeo (inglés con subtítulos en español) sobre la creación del libro


El Hombre Niebla
Tomi Ungerer
Trad. Ester Sebastián López
Lóguez, 2013
14€
 
Puedes comprar el libro aquí.


5 comentarios:

  1. ¡Maravillosa recomendación Ana! Bienvenida a este nuevo libro de Ungerer. Un ejemplo de cómo puedes llegar ¡a los ochenta años! buscando construir formas inteligentes de acercarte a esta dedicada y asombrado público, como bien los caracterizas en otra entrada de tu blog.
    Me hiciste pensar en el arte de ilustrar y la tendencia a "uniformar" miradas estereotipadas de la riqueza de los clásicos que, como bien dices, deberían no ser libros ilustrados.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Lectora Oaxaqueña. Siempre recuerdo con mucha emoción Oaxaca y la anécdota que cuenta Daniel Goldin de cómo un niño se gastó la paga para comer en comprar un libro de Anthony Browne. ¡Que los libros sigan siendo esas ventanas que se abren! Un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  3. Muy, muy interesante el vídeo.

    ResponderEliminar
  4. Ana, gracias por tu reseña y el video. Releí además tu homenaje a sus ochenta años. Ungerer es un hombre inclasificable realmente, un creador nato, un científico de la imaginación. Tengo mi círculo de hombres virtuosos en estas artes: Ungerer, Laszló Réber, Saul Steinberg, Fernando Krahn y Saul Bass. Para mí están todos unidos por una mirada, por una pluma y un hilo invisible.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días, mi nombre es Elvira Rosales, mi correo es flake1969@gmail.com
    El Fondo de Cultura Económica está interesado en establecer contacto con su revista para la difusión de sus publicaciones del departamento de Obras para niños y jóvenes. Para esto le pedimos de favor nos proporcione un correo y el nombre de la persona responsable con quien establecer un contacto formal.
    De antemano gracias y saludos cordales.

    ResponderEliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...